Categorías
Cáncer

Cáncer de tiroides: el 97% de los casos tiene posibilidades de curación

Cáncer de tiroides

El cáncer de tiroides es un tumor que afecta a la glándula tiroides, encargada de almacenar y liberar hormonas en la sangre y responsable de funciones básicas de órganos como el corazón, el hígado y el cerebro. En los últimos años, en parte debido a que los controles son cada vez más precisos y permiten una detección temprana, se registró un aumento de esta patología que detectada a tiempo puede curarse totalmente en la mayoría de los casos.

Cada 24 de septiembre se conmemora el Día Mundial del Cáncer de Tiroides, momento ideal para concientizar sobre la importancia de los chequeos para lograr una detección temprana.

“La tiroides es una glándula endocrina que se encuentra en la base del cuello por delante de la laringe (por debajo de la nuez de Adán) y está formada por dos lóbulos unidos en la línea media. Mediante la secreción de hormonas a la sangre es la encargada de regular el metabolismo corporal siendo fundamental para el correcto funcionamiento de todo el organismo”. El médico especialista en oncología quirúrgica Eduardo Ignacio Uhrlandt (MN 103894) explicó que “el cáncer de tiroides es un crecimiento anormal y no controlado de un grupo de células tiroideas las cuales forman nódulos dentro de la glándula”.

Según detalló el miembro de la Asociación Argentina de Cirugía (MAAC) y médico de planta de la División Cirugía Oncológica del Hospital de Clínicas, “si el crecimiento de estos nódulos es continuo aparece la posibilidad de extenderse a órganos vecinos (al músculo, cartílago laríngeo o traqueal) y eventualmente puede diseminarse (a los ganglios del cuello). No obstante, el cáncer de tiroides tiene un excelente pronóstico debido a que es poco frecuente la diseminación hacia órganos distantes (metástasis a distancia)”.

Sobre quiénes pueden padecerlo, el especialista señaló que “si bien en la mayoría de los casos aparece en pacientes sin antecedentes, la historia previa de radiación en la región del cuello, la edad mayor a 40 años y el antecedente familiar de cáncer de tiroides aumenta la posibilidad de padecerlo”.

Cáncer de tiroides

“Es importante aclarar que la exposición a rayos X en forma rutinaria para el estudio de piezas dentarias, radiografía de tórax o mamografías no aumenta el riesgo de cáncer de tiroides”, sostuvo Uhrlandt, quien detalló entre los síntomas más habituales para el diagnóstico “la aparición de un bulto mediante observación o palpación ya sea por el propio paciente o por su médico durante un examen de rutina”. “Hay que aclarar que en condiciones normales la tiroides no se palpa o es de difícil palpación por eso suele llamar la atención alguna proliferación fuera de lo normal”, agregó.

También, con el uso extendido de los métodos por imágenes (ecografía, tomografía computada y resonancia magnética nuclear) muchas veces se descubre como un hallazgo al estudiar la propia glándula u otros órganos del cuello.

“En casos de tumores de mayor tamaño y dependiendo de la ubicación del mismo pueden aparecer dificultades al tragar, dificultad para respirar o cambios en la voz (todos estos síntomas son menos frecuentes)”, amplió.

Si bien los nódulos tiroideos son muy frecuentes, sólo uno de cada diez terminan siendo diagnosticados como cáncer de tiroides (y tres de cada cuatro casos ocurren en mujeres). “Si luego de un estudio ecográfico detallado no es posible descartar malignidad, entonces el paciente podrá realizarse una punción de ese nódulo que se tiene sospecha -explicó el especialista-. Este procedimiento se realiza en forma ambulatoria y permite obtener material que será estudiado por un patólogo, que será quien confirma la presencia de nódulo maligno, o no”

Cáncer de tiroides

Hace no tantos años, todos los pacientes con cáncer de tiroides recibían el mismo tratamiento: se realizaba la tiroidectomía total, posteriormente la ablación con radioyodo, y a lo largo de su seguimiento se realizaban múltiples estudios (ecografías, análisis sanguíneos, rastreos corporales totales, etc).

“Hoy en día el objetivo es realizar un tratamiento individualizado. Definiendo y estratificando a cada paciente según su riesgo de persistir con la enfermedad. Éste depende de datos clínicos e histopatológicos, por los cuales se los clasifica en bajo, intermedio o alto riesgo”, destacó la médica endocrinóloga María Gilligan (MN 115740).

La incidencia del cáncer de tiroides aumentó significativamente en las últimas tres décadas, en todo el mundo
La especialista de Halitus Instituto Médico explicó que “una vez definido el riesgo, se elige a los pacientes que se van a beneficiar con una dosis de yodo radiactivo. Por ejemplo, según la ATA (American Thyroid Association), no se recomienda dar yodo a los pacientes de muy bajo riesgo de recurrencia”.

Así como el seguimiento en el cáncer de tiroides cambió en los últimos años, también es de destacar los cambios preocupantes que se están produciendo en su epidemiología. La profesora de la Universidad de California Julie Sosa evidenció que la incidencia “aumentó significativamente en las últimas tres décadas, en todo el mundo”.

“Antes, se justificaba éste aumento por un sobrediagnóstico, dado la cantidad de ecografías que se realizan y la mayor sensibilidad de la misma. Además, se creía que, a pesar del aumento en el diagnóstico, la mortalidad se mantenía estable. Sin embargo, con últimos estudios se vio que la mortalidad también está en aumento.

Esto indica que el comportamiento de estos tumores, estaría cambiando. Se postula que existe una explicación ambiental, dada la mayor exposición a radiaciones, pero también la obesidad podría ser responsable de ese aumento”, precisó Gilligan.

Categorías
Cáncer

¿Es hereditario el cáncer?

Pero eso no significa que la persona esté condenada a tener la afección. Existen muchos tipos de cáncer, y en algunos de ellos hay una relación clara con factores ambientales, como el cáncer de pulmón y el hábito de fumar, o el cáncer de piel y la exposición excesiva al sol.

Otros, en cambio, están vinculados a cuestiones hereditarias.
En el caso del cáncer de mama, por ejemplo, las hijas de mujeres que lo han padecido tienen mayor predisposición a padecerlo.

Cabe señalar que el cáncer es un amplio grupo de enfermedades que se caracterizan por el crecimiento descontrolado de células anormales.

Mientras que las células normales se reproducen de manera ordenada y crecen con un propósito –como, por ejemplo, cerrar heridas-, las células cancerosas crecen sin una razón especial.

Se multiplican sin control destruyendo tejidos normales y pueden diseminarse a diversas partes del cuerpo.
En el hombre, los tumores más comunes son los de piel, próstata, pulmón y colon o recto. En las mujeres, los de piel, mama, colon, recto, pulmón y útero.

Para ambos sexos combinados, los tipos más comunes son los de pulmón, colón, recto y piel.

¿Es hereditario el cáncer?

La importancia del medio ambiente

Algunos tipos de cáncer pueden prevenirse, pero no todos. La mayoría de los tumores de pulmón pueden prevenirse si no se fuma cigarrillos. Y los de piel pueden prevenirse si se evita la excesiva exposición al sol o se emplean pantallas solares. Asimismo, ciertos tipos de tumores producidos por factores ocupacionales o ambientales pueden evitarse eliminando o reduciendo el contacto con los elementos carcinógenos.

Prevenir es evitar que algo ocurra; en cambio, cuando se habla de detección precoz, los médicos se refieren a la posibilidad de enterarse con tiempo de que algo está ocurriendo para poder hacer algo al respecto.

Si un cáncer puede ser detectado antes de que avance desde su lugar de origen, es mucho más sencillo realizar un tratamiento con éxito. Por ejemplo, un cáncer de mama detectado precozmente en su estadio local tiene una tasa de sobrevivencia del 91 por ciento. Pero esta tasa baja al 69 por ciento si se detecta una vez que se ha diseminado a los ganglios de la axila.

Por otro lado, los especialistas identificaron algunos casos puntuales en que se ha demostrado que existe un factor hereditario vinculado con la enfermedad. Se observo, en el caso de mujeres que han hecho tratamiento con estrógenos en altas dosis, que sus hijas desarrollaron cáncer de vulva.

Es una relación vista frecuentemente y está bien establecida con estudios de gran número de pacientes en los Estados Unidos. Estos tratamientos con altas dosis de estrógenos se realizaban en el pasado; ahora se los dejo de lado.

Genética predictiva

Otra enfermedad que se hereda es la denominada poliposis múltiple, que ataca a personas jóvenes y que es una manifestación temprana del cáncer de colon. Se trata de una variedad muy agresiva y de muy difícil tratamiento.
Con respecto al cáncer de próstata, que es uno de los más comunes en el hombre y está en aumento, no se ha establecido una relación directa con la herencia. Sin embargo, en los casos en que hay antecedentes familiares, los especialistas recomiendan iniciar los controles periódicos en una edad más temprana, a partir de los 45 años.

Este tipo de tumor tiene la ventaja de que, si se detecta en forma temprana, permite el control de la enfermedad.
Estos casos son los más conocidos; sin embargo, a medida que se avance en el conocimiento del genoma humano, se podrá saber con mayor precisión qué enfermedades se pueden llegar a padecer por cuestiones genéticas.

De este modo, será posible anticiparse varios años al desarrollo de un tumor, sobre todo en aquellas familias donde hay una predisposición a padecerlo, dado que lo que se hereda es una predisposición.

Categorías
Cáncer

Cáncer: el secreto mejor guardado

En el año 1931 el científico Otto Heinrich Warburg (1883-1970) recibió el premio Nobel por descubrir la causa primaria del cáncer en su tesis “La causa primaria y la prevención del cáncer“.

Según el Sr. Warburg, el cáncer es la consecuencia de una alimentación antifisiológica y un estilo de vida antifisiológico.

¿Por qué?

Una alimentación antifisiologica (dieta basada en alimentos acidificantes y sedentarismo), crea en nuestro organismo un entorno de acidez y éste, a su vez, provoca la expulsión del oxígeno de las células. El Sr. Warburg afirmó:

– “La falta de oxígeno y la acidosis son las dos caras de una misma moneda: cuando usted tiene uno, usted tiene el otro”.
– “Las substancias ácidas rechazan el oxígeno; en cambio, las substancias alcalinas atraen el oxígeno”.
– “Privar a una célula de oxígeno durante 48 horas puede convertirla en cancerosa”.
– “Todas las células normales tienen un requisito absoluto para el oxígeno, pero las células cancerosas pueden vivir sin oxígeno (esta es una regla sin excepción)”.
– “Los tejidos cancerosos son tejidos ácidos, mientras que los sanos son tejidos alcalinos”.

Otto Heinrich Warburg

En su obra “El metabolismo de los tumores“, Warburg demostró que todas las formas de cáncer se caracterizan por dos condiciones básicas: la acidosis y la hipoxia (falta deoxígeno). También descubrió que las células cancerosas son anaerobias (no respiran oxígeno) y no pueden sobrevivir en presencia de altos niveles de oxígeno. En cambio, sobreviven gracias a la glucosa siempre y cuando el entorno este libre de oxígeno.

Por lo tanto, el cáncer no sería nada más que un mecanismo de defensa que tienen ciertas células del organismo para continuar con vida en un entorno ácido y carente de oxígeno.

Las células sanas viven en un entorno alcalino y oxigenado, lo cual permite su normal funcionamiento. Una vez finalizado el proceso de la digestión, los alimentos generarán una condición de acidez o alcalinidad al organismo en función de la calidad de las proteínas, los hidratos de carbono, las grasas, los minerales y las vitaminas.
El resultado acidificante o alcalinizante se mide a través de una escala llamada PH, cuyos valores se encuentran en un rango de 0 a 14, siendo el PH 7 un PH neutro.

Es importante saber cómo afectan a la salud los alimentos ácidos y alcalinos, ya que para que las células funcionen en forma correcta y adecuada su PH debe ser ligeramente alcalino.
En una persona sana el PH de la sangre se encuentra entre 7,40 y 7,45. Tener en cuenta que si el PH sanguíneo cayera por debajo de 7 entraríamos en un estado de coma próximo a la muerte.

De acuerdo con lo expuesto aquí, se pueden generar dos listas de alimentos que acidifican y alcalinizan el organismo:

– Azúcar refinada y todos sus productos (el peor de todos: no tiene ni proteínas, ni grasas, ni minerales, ni vitaminas; solo hidratos de carbono refinados que estresan al páncreas. Su PH es de 2,1, es decir, que es altamente acidificante).
Carnes (todas).
– Leche de vaca y todos sus derivados.
– Sal refinada.
– Harina refinada y todos sus derivados (pastas, galletitas, etc.).
– Productos de panadería (la mayoría contienen grasas saturadas, margarina, sal, azúcar y conservantes).
– Margarinas.
Gaseosas.
– Cafeína.
– Alcohol.
Tabaco.
– Medicinas.
– Cualquier alimento cocinado (La cocción elimina el oxigeno y lo trasforma en ácido) inclusive las verduras cocinadas.
– Todo lo que contenga conservantes, colorantes, aromatizantes, estabilizantes, etc: todos los alimentos envasados.
Constantemente la sangre se encuentra autorregulándose para no caer en acidez metabólica, de esta forma garantiza el buen funcionamiento celular, optimizando el metabolismo. El organismo debería obtener de los alimentos las bases (minerales) para neutralizar la acidez de la sangre de la metabolización, pero todos los alimentos ya citados aportan muy poco y en contrapartida desmineralizan el organismo, sobre todo los refinados. Hay que tener en cuenta que en el estilo de vida moderno estos alimentos se consumen todos los días del año.

Alimentos Alcalinizantes (Saludables y favorables a la vida)

– Todas las verduras crudas (algunas son ácidas pero dentro del organismo tienen reacción alcalinizante, otras son levemente acidificantes pero consigo traen las bases necesarias para su correcto equilibrio) y crudas aportan oxígeno, cocidas no.

, igual que las verduras, pero por ejemplo el limón tiene un PH aproximado de 2.2, pero dentro del organismo tiene un efecto altamente alcalinizante (quizás el más poderoso de todos). Las frutas aportan saludables cantidades de oxigeno.
– Semillas: aparte de todos sus beneficios, son altamente alcalinizantes, como por ejemplo las almendras.
– Cereales integrales: El único cereal integral alcalinizante es el mijo, todos los demás son ligeramente acidificantes pero muy saludables. Todos deben consumirse cocidos.
– La miel (es altamente alcalinizante).
– La clorofila de las plantas (de cualquier planta) es altamente alcalinizante (sobre todo el aloe vera).
– El agua es importantísima para el aporte de oxigeno “La deshidratación crónica es el estresante principal del cuerpo y la raíz de la mayor parte de las enfermedades degenerativas” afirma el Dr. Feydoon Batmanghelidj
– El ejercicio oxigena todo tu organismo, el sedentarismo lo desgasta.

El Doctor George w. Crile, de Cleverand, uno de los cirujanos más importantes del mundo declara abiertamente:
“Todas las muertes mal llamadas naturales no son más que el punto terminal de una saturación de ácidos en el organismo”. Contrario a lo anterior es totalmente imposible que un cáncer prolifere en una persona que libere su cuerpo de la acidez, nutriéndose con alimentos que produzcan reacciones metabólicas alcalinas y aumentando el consumo del agua pura y que, a su vez, evite los alimentos que originan dicha acidez, y se cuide de los elementos tóxicos. En general el cáncer no se contagia ni se hereda…lo que se hereda son las costumbres alimenticias, ambientales y de vida que lo producen.”

Mencken escribió: “La lucha de la vida es en contra de la retención de ácido. El envejecimiento, la falta de energía, el mal genio y los dolores de cabeza, enfermedades del corazón, alergias, eczemas, urticaria, asma, cálculos y arteriosclerosis no son más que la acumulación de ácidos.”

El Dr. Theodore A. Baroody dice en su libro “Alkalize or Die” (alcalinizar o morir): “En realidad no importa el sin número de nombres de enfermedades. Lo que sí importa es que todas provienen de la misma causa básica: muchos desechos ácidos en el cuerpo” .

El Dr. Robert O Young dijo: “El exceso de acidificación en el organismo es la causa de todas las enfermedades degenerativas. Cuando se rompe el equilibrio y el organismo comienza a producir y almacenar más acidez y desechos tóxicos de los que puede eliminar, entonces se manifiestan diversas dolencias.

¿Y la quimioterapia?

La quimioterapia acidifica el organismo a tal extremo, que este debe recurrir a las reservas alcalinas de forma inmediata para neutralizar tanta acidez, sacrificando bases minerales (Calcio, Magnesio, Potasio) depositadas en huesos, dientes, uñas, articulaciones y cabellos. Es por ese motivo que se observa semejante degradación en las personas que reciben este tratamiento, y entre tantas otras cosas, se les cae a gran velocidad el cabello. Para el organismo no significa nada quedarse sin cabello, pero un PH acido significaría la muerte.

¿Es necesario decir que esto no se da a conocer porque la industria del cáncer y la quimioterapia son uno de los negocios mas multimillonarios que existen hoy en día? ¿Es necesario decir que la industria farmacéutica y la industria alimenticia son una sola macabra entidad?

“Que el alimento sea tu medicina, que tu medicina sea el alimento”. Hipócrates.
Fuente: http://www.empoderasalud.com/

A continuación te dejamos la recta para prepara un jarabe de Aloe vera el cual ayuda a desintoxicar todo el organismo.

Su preparación es  muy fácil y simple

También te puede interesar los siguientes artículos