Estados de ánimo por los que puede pasar una embarazada

Desde que una mujer se entera de que está embarazada, hasta el día que da a luz e incluso algunos meses después del nacimiento de su bebé, puede pasar por diferentes estados de ánimo como alegría, confusión, tristeza, ansiedad, miedo y depresión.

Publicidad

Es normal tener estos cambios de humor frecuentes durante y después del embarazo debido a que los cambios hormonales por los que pasa el cuerpo afectan al nivel de los neurotransmisores (los mensajeros químicos del cerebro) que contribuyen a crear el estado de ánimo.

El embarazo no sólo modifica el cuerpo de la mujer por dentro y por fuera, sino que también incide en su sensibilidad. En la mayoría de los casos, los cambios de humor surgen entre las semanas 6 y 10 del embarazo, disminuyen hacia el segundo trimestre y reaparecen al acercarse el fin de la gestación.

Causas de los cambios de estado de ánimo

Los neurotransmisores del cerebro se alteran en esta etapa porque no reciben los mismos niveles hormonales de siempre. Además, los niveles de progesterona y estrógenos se duplican y, por este motivo, la parte racional de la personalidad disminuye, a la vez que se refuerza la parte emocional.

Durante el primer trimestre del embarazo, muchas mujeres pueden sufrir cambios de humor repentinos como ansiedad, sentimientos de euforia y tristeza, alegría, mal humor, entre otros. Dentro de estos también se encuentran los cambios físicos típicos del embarazo como las náuseas y los vómitos, los mareos, poco apetito. La falta de deseo sexual también suele disminuir debido al cansancio, las molestias físicas o por miedo a dañar al feto.

Viajar con niños en Semana Santa
La Semana Santa es una época complicada para viajar con la familia ya que no son muchos días de fiesta y el tiempo no siempre acompaña, por lo que puede ser difícil elegir destino y actividades para pasar estas fiestas con los niños.

El segundo trimestre del embarazo se caracteriza por ser un periodo más tranquilo debido a que la salud emocional suele mejorar porque los cambios hormonales se han estabilizado y la futura mamá se encuentra más positiva y animada por la llegada del nuevo bebé y ha sabido como adaptarse psicológicamente a la gestación. Las molestias físicas que se manifestaron durante el primer trimestre han desaparecido y la futura mamá puede experimentar un mayor deseo sexual favorecido por el aumento de la sensibilidad.

En el tercer trimestre es probable que reaparezcan los primeros estados de ánimo de la mujer embarazada, así como las dificultades anímicas debido al gran crecimiento de la barriga. Como consecuencia aparecen los dolores de espalda, cansancio, dificultad para dormir, entre otros, que no ayudan al bienestar emocional. También puede experimentar altos niveles de ansiedad por conocer al bebé o miedo al parto.

Publicidad

Maneras de controlar los cambios de humor

En primera la mujer embarazada debe estar consciente de que está pasando por una etapa en que las hormonas son cambiantes, por lo tanto, esta situación es completamente normal.

– Habla de lo que sientes:

Comparte todo aquello que sientes con tus amigas, familiares… que ya hayan pasado por esta situación, eso te dará algo de alivio. Mantén comunicación con tu pareja, háblale de tu sentir y escucha también lo que el siente.

– Controla el estrés y la ansiedad:

No permitas que estos sentimientos aumenten, busca la manera de desaparecerlos: haz ejercicio, duerme y alimentate bien, diviértete. A las mujeres que tienen muy elevado este sentir se les recomienda tomar clases de yoga prenatal u algún otro tipo de relajación.

– Haz cosas que te haga sentir bien:

Tal vez tengas en mente realizar alguna actividad con tus familiares, tomar un tiempo a solas para ti, leer un libro, salir a platicar con una amiga, toda actividad que quieras realizar y consideres que te ayudaría a despegar tu mente es válida.

¿Qué hacer si continuo con estos altibajos emocionales?

Si tus cambios de humor se vuelven más intensos o frecuentes no te alarmes, habla con tu médico y pide que te recomiende alguna actividad en específico o con un psicólogo para que pueda ayudarte a sobrellevar el proceso.

Publicidad