Sarita Sammartino, sanar con vidas pasadas

Desde el comienzo de su carrera y vocación como psicóloga, se sintió atraída por las disciplinas que tienen una mirada integral del ser humano.

513
Publicidad

Al poco tiempo de recibirse de licenciada en psicología, conocío la meditación. Todavía hoy recuerda ese momento sublime como el primer contacto que tuvo en forma consciente con su identidad más profunda: el alma. Esta experiencia la llevó a comprender que para un desarrollo personal pleno, es necesario incluir todos los aspectos constitutivos del ser humano: cuerpo, mente y espíritu. Por eso eligió para su desarrollo personal y profesional, el área psico-espiritual de la psicología.

Comenzó su camino estudiando con Deepak Chopra en Estados Unidos, y certificándose como instructora de Meditación de Sonido Primordial. Luego, continuo su especialización en Psicología Transpersonal para llegar a comprender la espiritualidad en su relación con la práctica psicoterapéutica.

Cuando conocí la Terapia de Vidas Pasadas, supe que había encontrado mi misión en esta vida. Estudié con el Dr. José Luis Cabouli y formé parte de su equipo docente. Completé mis estudios sobre el chamanismo y técnicas de sanación con la enseñanza directa de diversos y destacados maestros espirituales, como Foster Perry y la Fundación de Michael Harner.

Me especialicé en Terapia de Vidas Pasadas y Chamanismo (teórica y práctica), y en base a mi experiencia, desarrollé mi propia escuela de investigación y formación, haciendo aportes significativos en los campos de conocimiento de esas ciencias.

Este camino espiritual me permitió ir sanando el corazón y el alma cuando la vida me enfrentó a un terrible dolor. por lo que hoy puedo dar testimonio de lo que enseño.

Actualmente, mi amplia experiencia profesional y personal, la vuelco en sesiones individuales, así como en cursos de formación, talleres de sanación, viajes y libros, con la finalidad de difundir un mensaje de sanación y transformación a través de una perspectiva nueva y reveladora: “La Mirada del Águila”.

Publicidad